Scroll To Top

Conozca al latino dedicado detrás del monumento histórico contra el SIDA en el Este de Los Ángeles

courtesy The Wall Las Memorias

[Click here to read this article in English.]

A la tierna edad de 17, Richard Zaldivar, nativo de Los Ángeles, se embarcó por primera vez en lo que se convertiría en una dedicación de por vida a sus raíces y comunidad. Su increíble viaje comenzó con el papel de presidente en un grupo local de jóvenes, donde organizó reuniones comunitarias para ayudar a educar a sus compañeros sobre problemas de adicción y participación y liderazgo en la comunidad. Unos años despues, Zaldívar pasó al ámbito político cuando trabajó en una campaña para el concejal de Los Ángeles, Art Snyder. Zaldivar trabajo con Snyder durante los siguientes 13 años más o menos. Fue durante este tiempo que lideró el exitoso esfuerzo para salvar a la Escuela Secundaria Cathedral en el noreste de Los Ángeles del cierre y la demolición.

“A partir de ahí fui a trabajar para el fiscal de la ciudad de Los Ángeles. Luego me fui de allí [e] hice algunas campañas políticas”, recuerda. Y como muchos que viven en el área de Los Ángeles, Zaldivar recurrió ocasionalmente a la industria del entretenimiento para llegar a fin de mes. “Trabajé como extra de pantalla. Fui miembro del [Screen Actors] Guild, y luego fundé la organización, The Wall: Las Memorias, en 1993”.

Aunque Zaldivar no vive con el VIH, como un joven gay latino que fue testigo de primera mano de la epidemia del SIDA de los años 80s y 90s, la devastación lo golpeó demasiado cerca de casa como para ignorarlo. Después de enterarse de que su amigo más querido había contraído el VIH, Zaldivar se puso en acción como una forma de combatir sus sentimientos de impotencia ante la epidemia que asolaba violentamente a su alrededor.

Lawrence K. Ho/Los Angeles Times/Getty Images

Richard Zaldivar (segundo desde la derecha) participa en una discusión grupal de hombres latinos en 1997

“Alrededor de 1989, mi mejor amigo, David Ruiz, me dijo que era seropositivo y que no quería que nadie lo supiera”, recuerda Zaldívar. “Y eso dejó un impacto muy duradero en mi vida, porque él era mi mejor amigo, y simplemente la palabra ‘VIH’ lo asustó muchísimo. Tenía el estigma, así que no mucha gente se enteró”.

Poco después, dice Zaldívar, “Me despejé del alcohol, salí del clóset y me comprometí a construir un monumento a las personas que habían fallecido a causa del SIDA. El propósito de eso, para mí, era crear un lugar donde las familias pudieran llorar abiertamente, sin estigma, por sus seres queridos perdidos.”

Agrega que además de honrar y recordar a los que perdieron la vida por la epidemia, esperaba que el memorial también sirviera como “un conducto para la conversación sobre el VIH en la comunidad latina”.

En 1993 nació El Muro: Las Memorias —al menos como una idea— aunque “no fue fácil iniciar una organización,” admite Zaldívar. “Hicimos mucho trabajo voluntario. Al principio, creamos el Grupo de Hombres Latinos, que fue realmente una gran base para la forma en que trabajamos en la agencia hoy. Y básicamente, serviríamos aproximadamente a 100 hombres por semana en reuniones de apoyo grupal. Había grupos muy culturales, muy espirituales [que fueron] muy exitosos… haríamos que casi todos los participantes se hicieran pruebas de VIH cada seis meses en un centro. Y en aquellos días, eso era algo desconocido.”

courtesy The Wall Las Memorias

courtesy The Wall Las Memorias

courtesy The Wall Las Memorias

Shutterstock

The Wall: Las Memorias AIDS Monument en East L.A. y algunos de sus eventos a lo largo de los años

“Así que ese fue nuestro comienzo en la prevención del VIH,” continúa. “Y luego obtuvimos fondos para el monumento al SIDA... con el apoyo del entonces asambleísta Gilbert Sedillo, el alcalde James Hahn, y los dólares de fundaciones y otras donaciones de California nos apoyaron. Incluso la Diócesis Episcopal de Los Ángeles nos apoyó.”

Zaldivar explica que la incorporación de elementos culturales significativos a los programas de The Wall, como la fe y la espiritualidad, ha sido clave para llegar a la comunidad Latinx. “Teníamos sacerdotes católicos que venían a nuestros grupos,” dice. “E hicimos un gran trabajo en el que integramos [la espiritualidad] en las conversaciones cotidianas sobre los desafíos que enfrentaban los hombres. Y así… [nosotros] creamos visibilidad y compromiso con la comunidad basada en la fe en Los Ángeles. De ahí recibimos una subvención para la prevención del VIH que duró 15 años. Eso nos permitió llegar a más de mil iglesias latinas en Los Ángeles, haciendo evaluaciones, brindando información y ayudando a crear ministerios de VIH. Tuvo mucho éxito”.

La campaña para construir el monumento físico real duró un total de 11 años y se enfrentó a una buena cantidad de oposición en todo momento. En una entrevista con la revista A&U el año pasado, Zaldívar compartió que “los católicos de derecha que se oponían al proyecto y eran muy homofóbicos… hicieron todo lo posible para organizarse contra nosotros. Incluso recibimos algunas amenazas de muerte”.

Finalmente, en 2004, el Monumento al SIDA de Las Memorias se inauguró en su hogar permanente en Lincoln Park en el este de Los Ángeles. El monumento, que consta de seis murales en paredes independientes y una escultura de arco de acero inoxidable rodeada por un banco de cerámica y azulejos rojos, fue diseñado por el arquitecto David Angelo y el artista público Robin Brailsford.

“Dedicamos el monumento en 2004, y desde entonces hemos ampliado todos nuestros servicios. Brindamos prevención y pruebas de VIH, prevención del abuso de sustancias a las comunidades Latinx y LGBTQ+, servicios de prevención de salud mental a los jóvenes LGBTQ en edad de transición…. Recientemente, lanzamos la Coalición Actúa Ahora Contra la Metanfetamina…. Es nuestro segundo intento de abordar la metanfetamina desde 2006.”

courtesy The Wall Las Memorias

Zaldivar siendo honrado por el presidente Barack Obama en la Casa Blanca en 2016

A lo largo de los años, Zaldivar ha trabajado con varias organizaciones y ha formado parte de múltiples juntas asesoras, incluido el Consejo Nacional de La Raza y la Comisión sobre el VIH del condado de Los Ángeles. También es el ex copresidente del Comité de Planificación para la Prevención del VIH del Condado de Los Ángeles, donde se desempeñó durante seis años. En 2016, Zaldivar conoció al entonces presidente Barack Obama cuando la Casa Blanca lo honró por sus años de dedicación a las comunidades LGBTQ+, Latinx, y VIH. En estos días, esta frecuentemente invitado a participar como orador motivacional y presentador en conferencias, talleres y universidades.

El año pasado, el monumento físico se sometió a una importante renovación y se volvió a dedicar el 1 de diciembre de 2021, Día Mundial del SIDA. “Esa noche asistieron más de 800 personas, fue genial… Tuvimos al alcalde Garcetti, [el presidente de la asamblea de California] Anthony Rendon, varios funcionarios electos, ministros, rabinos”, dice Zaldivar. “Fue una gran dedicación del monumento”.

Para más información sobre el monumento y su historia y servicios, visite TheWallLasMemorias.org.

From our Sponsors

READER COMMENTS ()