Scroll To Top

Comienza por Arriba

Latinx

Cuando Llega to a las personas Latinx que viven con el VIH, la competencia cultural es de suma importancia. Eso incluye tener representación Latinx en liderazgo y personal que entienda los múltiples problemas que pueden enfrentar.

Patrick Whiteside, director ejecutivo de Prevention 305 en Miami, que provee a los clientes métodos de prevención y tratamiento del VIH, no es el mismo Latinx, pero los miembros importantes del personal de Prevention 305 lo son. Marco Torrealba, director del programa del grupo, y Thaydee Mejías, su navegante senior, son ambos de herencia venezolana. Miami tiene una población significante con raíces venezolanas, e muchos cubano-estadounidenses. Los navegantes de pares, que trabajan cerca con clientes para hacerlos sentir cómodos y aseguren su adhesión, necesitan saber de dónde vienen los clientes, “tanto literal como figurativamente,” dice Whiteside.

Otros activistas del VIH y proveedores de atención médica están de acuerdo. “Las organizaciones tienen que reflejar la comunidad a la que están sirviendo”, dice Marco Castro-Bojorquez, cofundador de HIV Racial Justice. Eso significa darse cuenta de que la población Latinx no es monolítica; proviene de numerosos países y culturas. Algunos latinoamericanos son inmigrantes recientes. Algunos vienen de familias que han estado en los Estados Unidos durante siglos. Algunos hablan inglés, algunos españoles, algunos portugueses, algunos una lengua indígena, algún otro idioma o cualquier combinación de ellos.

Los inmigrantes se enfrentan a problemas particulares. Pueden tener miedo de buscar atención si no tienen documentación, y las organizaciones necesitan asegurarse de que no serán reportadas a las autoridades. 

El costo del tratamiento también puede ser un problema de adherencia incluso para aquellos que están asegurados, señala Andrew Spieldenner, vicepresidente U.S. People Living With HIV Caucus y director ejecutivo de MPact. Algunas farmacias y a seguranzas limitan las recetas a un suministro de 30 días, lo que significa más copagos y más viajes a las farmacias. Castro-Bojorquez añade que el entrenamiento sobre las culturas de sus clientes debe ser necesaria para los proveedores de atención médica -- así como la capacidad de hablar el idioma preferido de un cliente y ser conscientes de otras consideraciones de salud -- si tienen problemas de salud mental, por ejemplo, o si son transgénero y en terapia hormonal.

En marzo 2020, la [email protected] y la Latino Commission on AIDS formaron una asociación llamada Corazones Unidos/Hearts United para discutir el impacto de la COVID-19, VIH, hepatitis y ls ETS entre las personas Latinx.

“Bienestar comunitario libre de estigma” es uno de los objetivos de la asociación, y es algo que definitivamente se necesita, dicen otros activistas.

Estos estigmas a menudo vienen de los proveedores de atención de la salud y de la sociedad en su conjunto, por lo que luchar contra ellos debe ser una prioridad.

“Las personas Latinx responden más,” añade Spieldenner, “cuando ven un liderazgo que se parece a ellos y habla como ellos.” 

From our Sponsors

READER COMMENTS ()